Parecía que la eliminación en abril de la cuota láctea de la Unión Europea, algo que los ganaderos españoles demandaban desde hace tiempo, iba a acabar con los problemas del sector. Lejos de ello, parece que esta decisión ha venido a provocar una nueva crisis en el sector lácteo español. Con la eliminación de la cuota, la producción de leche en España ha aumentado a un ritmo que el mercado no ha podido absorber.