Las informaciones sobre la presencia de plaguicidas en alimentos son cada vez más frecuentes y se extienden como la pólvora por las redes sociales, y por WhatsApp especialmente. Cada vez estamos más preocupados por nuestra alimentación, a veces hasta niveles obsesivos, y eso, unido a la falta de información y conocimiento, hace que demos por bueno todo lo que leemos.

Según un estudio publicado en Journal of Food Science, la miel es el tercer producto más adulterado del mundo (después del aceite de oliva y la leche). En la Unión Europea hay 17 millones de colmenas y 600.000 apicultores, que producen 250.000 toneladas de miel al año. Somos los segundos en el ranking mundial de producción, detrás de China, pero no producimos lo suficiente para cubrir nuestro propio consumo e importamos de otros países, principalmente del país asiático. Según otro estudio de la Comisión Europea, Rumanía, España y Hungría fueron los países de la UE que más miel produjeron en 2015. 

Un informe del Parlamento Europeo pone de relieve los problemas a los que se enfrenta el sector apícola en la UE. Desde la miel falsificada hasta los plaguicidas nocivos que ponen en peligro a las poblaciones apícolas. Por ello, los eurodiputados han pedido cambios para...