Inteligencia artificial en el sector agroalimentario

La revolución de la inteligencia artificial en el sector agroalimentario: Optimización para un futuro sostenible

La inteligencia artificial está transformando el sector agroalimentario: algoritmos de inteligencia artificial que analizan la salud de los cultivos o determinan el momento óptimo para la cosecha, que facilitan el uso de sistemas de riego inteligentes, que supervisan la salud y el bienestar de los animales, que optimizan la planificación de la producción y que predicen la demanda con mayor precisión, entre muchas otras funcionalidades.

En los últimos años, la inteligencia artificial ha dejado de ser un concepto futurista y se ha convertido en una realidad con aplicaciones en diversos sectores, incluyendo la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria. Según los expertos, esta tecnología disruptiva permite mejorar la eficiencia de los procesos productivos, optimizar el uso de los recursos y aumentar la rentabilidad en estas áreas clave de la economía. En este artículo, analizo cómo la inteligencia artificial está transformando el sector agroalimentario y pongo algunos ejemplos concretos de su aplicación.

 

Inteligencia artificial en ganadería

 

La inteligencia artificial en la agricultura

La agricultura es uno de los pilares fundamentales de la sociedad, ya que proporciona alimentos y materias primas para una población en constante crecimiento. La aplicación de la inteligencia artificial en este sector ha abierto un abanico de posibilidades para mejorar la productividad y reducir los impactos ambientales. Un ejemplo claro es el uso de drones equipados con cámaras y sensores que capturan imágenes de los cultivos y recopilan datos sobre el estado de las plantas. Estos datos se procesan utilizando algoritmos de inteligencia artificial que analizan la salud de los cultivos, identifican enfermedades y plagas, y determinan el momento óptimo para la cosecha. Esto permite a los agricultores tomar decisiones informadas y precisas, reduciendo así el uso de pesticidas y optimizando la producción.

El proyecto iAgri 4.0, financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, ha desarrollado, un dispositivo que facilita la detección de enfermedades en cultivos a partir de técnicas de análisis de imagen e inteligencia artificial.

Mediante el entrenamiento con imágenes de cultivos afectados y cultivos sanos, la inteligencia artificial aprende a distinguir unas de otras. Además, se pretende que las herramientas empleadas permitan automatizar e incrementar la frecuencia de realización de los análisis, aumentando así la posibilidad de determinar y predecir la salud de los cultivos y los posibles riesgos bióticos.

El proyecto ha contado con la participación de Solutia Innovaworld Technologies, Biopharma Research y la Universidad de Sevilla y está coordinado por el Clúster onTech Innovation.

Otra aplicación destacada de la inteligencia artificial en la agricultura es el uso de sistemas de riego inteligentes. Estos sistemas monitorean la humedad del suelo, la temperatura y otros factores relevantes para determinar la cantidad precisa de agua necesaria para cada cultivo en cada momento. Al ajustar el riego de manera eficiente, se evita el desperdicio de agua y se mejora la calidad de los cultivos, lo que se traduce en un ahorro significativo de costos y una mayor rentabilidad.

En este reportaje del programa EnRed de Canal Sur podemos saber más sobre inteligencia artificial aplicada al riego (del minuto 1:28 al 6:50 aproximadamente):

 

 

La inteligencia artificial en la ganadería

La ganadería es otra área en la que la inteligencia artificial está desempeñando un papel crucial. En la actualidad, se utilizan sistemas de monitoreo basados en inteligencia artificial para supervisar la salud y el bienestar de los animales. Por ejemplo, se han desarrollado sistemas de visión por computadora que pueden identificar automáticamente el comportamiento anormal de los animales, como cojear o mostrar signos de enfermedad. Esto permite a los ganaderos intervenir rápidamente y proporcionar el cuidado necesario, evitando así la propagación de enfermedades y mejorando el bienestar animal.

Además, la inteligencia artificial también se aplica en la alimentación de precisión, donde los algoritmos analizan los datos recopilados sobre cada animal, como su peso, edad y nivel de actividad, para ajustar la cantidad y composición de los alimentos suministrados. Esto no solo mejora el rendimiento y la salud de los animales, sino que también reduce el desperdicio de alimentos y optimiza los costos de producción.

En este vídeo, Cristian Aldaz, de PAINTEC, nos cuenta la experiencia de la compañía en el sector del porcino.

 

La inteligencia artificial en la industria agroalimentaria

La industria agroalimentaria se beneficia de la inteligencia artificial en múltiples aspectos, desde la gestión de la cadena de suministro hasta el control de calidad. Por ejemplo, los algoritmos de inteligencia artificial pueden analizar grandes cantidades de datos sobre ingredientes, procesos de producción y demanda del mercado para optimizar la planificación de la producción y predecir la demanda con mayor precisión. Esto evita la escasez o el exceso de productos y minimiza los costos asociados con el almacenamiento y el transporte.

Según comentó Alfredo Nasello, consultor de Innovación en Ibermática, en la última edición de F4F – Expo FoodTech, la inteligencia artificial permitirá “dar respuesta inmediata al mercado, ajustar los tiempos de aprovisionamiento, por ejemplo, produciendo lotes más pequeños adaptados a la demanda”. Nasello afirmó que esta tecnología permite reducir el tiempo de planificación del 50 % al 70 %; consigue aumentar la productividad del 1 al 10 %; reduce los penalties-urgent shipments del 25 % al 100 % y logra un aumento del nivel de servicio del 50 %.

 

Inteligencia artificial en la industria agroalimentaria

 

Asimismo, la inteligencia artificial se utiliza para el control de calidad y la detección de contaminantes en los alimentos. Los sistemas basados en visión por computadora pueden inspeccionar automáticamente los productos alimentarios y detectar posibles anomalías, como bacterias o cuerpos extraños. Esto garantiza la seguridad alimentaria y reduce el riesgo de intoxicaciones alimentarias, salvaguardando así la reputación de las empresas y protegiendo la salud de los consumidores.

En el marco del proyecto COGNOSFOOD, apoyado por el IVACE y fondos FEDER, el centro tecnológico AINIA ha desarrollado una plataforma que integra diversas capacidades relacionadas con modelos de inteligencia artificial para lograr diagnosticar de forma automática causas a problemas de calidad en planta (por ejemplo, calidades no homogéneas, lotes fuera de rango, etc.) así como anticipar o detectar de forma temprana problemas de calidad o de seguridad alimentaria (probabilidad de contaminación, etc.).

 

Inversión y rentabilidad de la inteligencia artificial

La inversión en tecnologías de inteligencia artificial en el sector agroalimentario ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años. Según un informe de Grand View Research, se espera que el mercado de la inteligencia artificial en la agricultura alcance los 4.8 mil millones de dólares para 2025. Esta tendencia refleja el reconocimiento del potencial de la inteligencia artificial para mejorar la productividad y la sostenibilidad en la industria agroalimentaria.

En cuanto a la rentabilidad, diversos estudios han demostrado que la aplicación de la inteligencia artificial en la agricultura y la ganadería puede generar importantes beneficios económicos. Por ejemplo, un informe de McKinsey estimó que la adopción de tecnologías de inteligencia artificial en la agricultura podría aumentar los ingresos del sector en un 70 % y reducir los costos en un 30 %. Estas cifras refuerzan la idea de que la inversión en inteligencia artificial es altamente rentable y ofrece un retorno significativo a largo plazo.

 

Agricultores y tecnología

 

Riesgos de la aplicación de la inteligencia artificial en la agricultura

Hasta ahora he hablado de los beneficios de la aplicación de la inteligencia artificial en el sector agroalimentario, pero ¿supondrá algún riesgo para nuestro sector? Veamos.

Para mí el desafío más importante es el acceso equitativo a estas nuevas tecnologías. A medida que la inteligencia artificial se integra en la agricultura, existe el riesgo de que solo las grandes empresas o los agricultores con mayores recursos económicos puedan aprovechar plenamente sus beneficios. Esto podría llevar a una mayor brecha entre los pequeños agricultores y las grandes explotaciones, exacerbando las desigualdades en el sector agroalimentario. Es importante promover políticas y programas que faciliten el acceso y la capacitación en el uso de la inteligencia artificial para todos los actores del sector, independientemente de su tamaño o ubicación geográfica.

Además, la recopilación masiva de datos en la agricultura y su procesamiento a través de algoritmos de inteligencia artificial plantean preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de la información. Es necesario establecer marcos regulatorios sólidos que protejan los datos personales y promuevan la transparencia en el uso de la inteligencia artificial en el sector agroalimentario. También se deben abordar las cuestiones éticas relacionadas con la propiedad de los datos y el consentimiento informado.

¿Estás de acuerdo? ¿Qué te parece la aplicación de estas nuevas tecnologías en el sector agroalimentario? ¿Esta nuestro sector y sus profesionales preparados para afrontar este desafío? Te leo en comentarios.

 

7 Comentarios
  • Miguel
    Publicada a las 20:13h, 12 julio Responder

    Buen artículo. Ahora tenemos que conseguir recursos económicos y formación. La edad también es un handicap-

  • RAfa
    Publicada a las 19:29h, 07 julio Responder

    Muy buen artículo, felicidades. Yo también creo que el problema va a venir por el acceso a las tecnologías. Las pequeñas explotaciones no vamos a poder costearnos esta tecnología.

    • Isabel Caballero
      Publicada a las 23:25h, 09 julio Responder

      Esperemos que se articulen herramientas, formación y ayudas para que no haya brecha tecnológica. Gracias, Rafa, por tu aportación. Un saludo.

  • Eustasio
    Publicada a las 13:23h, 04 julio Responder

    Yo sinceramente no confío mucho en estas nuevas tecnologías. no creo que vayan a resolver los problemas de rentabilidad que tenemos en el sector

    • Isabel Caballero
      Publicada a las 18:52h, 04 julio Responder

      Bueno, parece ser que a largo plazo las nuevas tecnologías en el sector agroalimentario pueden ayudar a recuperar la rentabilidad. Gracias Eustasio, por tu comentario.

  • Pequeño agricultor
    Publicada a las 10:02h, 20 junio Responder

    Para los pequeños agricultores el acceso a esta tecnologia será un problema porque no nos podemos permitir costearla. un saludo.

    • Isabel Caballero
      Publicada a las 19:19h, 20 junio Responder

      Para mí, la cuestión del acceso a las nuevas tecnologías es algo que todavía no tengo muy claro. No sé si todos los agricultores tendrán las mismas posibilidades de acceder a este tipo de herramientas. Gracias por tu comentario. Un saludo, Isabel.

Escribe un comentario