Agricultura de carbono: cubiertas vegetales y siembra directa

Avances en agricultura de carbono: Cubiertas vegetales y siembra directa en España

El uso de cubiertas vegetales y siembra directa ha aumentado un 15 % y un 65 %, respectivamente, en la última década, según la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (ESYRCE) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Este es un avance positivo, ya que la captación neta de carbono en agricultura puede llegar a compensar hasta el 4 % de las emisiones anuales medias de gases de efecto invernadero a nivel mundial durante el resto del siglo (“Agricultura de carbono: siembra directa y cubiertas vegetales”. MAPA. AgrInfo nº 35. Marzo 2023).

 

Evolución de cubiertas vegetales y siembra directa España

 

Agricultura de carbono: Principales prácticas

Dos de las principales prácticas de este tipo de agricultura son las cubiertas vegetales y la siembra directa. Si nos fijamos en los datos, vemos que en la última década se ha incrementado notablemente la superficie agraria cultivada con estas dos prácticas. Si ponemos algunos ejemplos concretos, podemos decir, por ejemplo, que el empleo de cubiertas vegetales en cultivos leñosos ha aumentado en 173.383 ha, un 14,7 % en diez años. Si hablamos de siembra directa, en 334.245 ha, es decir, un 65,4% respecto a 2011.

¿En qué consisten exactamente estas técnicas? Veamos.

La siembra directa (SD) consiste en el establecimiento de un cultivo en un terreno que no recibe labor de arado desde la recolección del cultivo hasta la siembra del siguiente, por lo que la siembra se realiza sobre el rastrojo del cultivo anterior. Se procura, por tanto, mantener el suelo cubierto mediante dicho rastrojo (MAPA).

Distribución de la siembra directa por cultivos

Según datos de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos, que recoge datos a partir de la observación de expertos en campo, la superficie de siembra directa en los cultivos herbáceos en 2021 fue de 845.018 ha (un 10 % más que el año anterior), y supone ya el 12 % de la superficie total de estos cultivos. Podemos destacar su uso en cereal, donde se rozan ya las 750.000 ha de siembra directa, abarcando el 12 % de la superficie total de este cultivo y el 89 % del uso de esta técnica. Si hablamos de distribución geográfica, su implantación es mayoritaria en Castilla y León.

Las cubiertas vegetales (CV) pueden ser de tres tipos:

Cubiertas vegetales espontáneas (CE): el suelo no recibe labor mecánica alguna, está protegido por una cubierta vegetal espontánea, cuyo crecimiento se controla ya sea de manera mecánica (siega), química (herbicidas) o pastoreo.

Cubiertas vegetales sembradas (CS): el suelo no recibe labor mecánica alguna, está protegido por una cubierta vegetal sembrada de gramíneas (cebada, ballico, bromo, etc.) o leguminosas (vezas, altramuces, etc.), cuyo crecimiento se controla ya sea de manera mecánica (siega), química (herbicidas) o pastoreo (MAPA).

Cubiertas inertes (CP): el suelo se cubre de restos de poda, piedras u otros compuestos inertes (MAPA).

distribución cubiertas vegetales por tipo cultivos leñosos

 

Según ESYRCE, las cubiertas vegetales ocupan una superficie de 1,35 millones de ha, lo que supone el 25,3 % de la superficie total de cultivos leñosos. Por cultivos y tipos de cubierta se aprecian diferencias. Veamos algunos cultivos más: La cubierta espontánea es la técnica más empleada en cítricos y frutales de pepita y hueso con una utilización que oscila entre el 32-71 % de su superficie. También destaca su uso en el olivar con 781.026 ha, ocupando el 28 % de la superficie de este cultivo. Las cubiertas sembradas e inertes tienen una utilización entre el 1-11 % en todos los cultivos.

Rendimientos de cereales de invierno en siembra convencional y siembra directa

Rendimientos de cereales de invierno en siembra convencional y siembra directa

 

Beneficios de la agricultura de carbono

Entre los beneficios de la agricultura de carbono podríamos destacar estos:

 

Medidas que favorecen la agricultura de carbono

En 2021, la Comisión Europea adoptó la Comunicación sobre ciclos de carbono sostenibles, anunciada en la Estrategia De la Granja a la Mesa, que contempla medidas a corto y medio plazo para abordar los retos que plantea actualmente la captura de carbono en suelos agrícolas.

Tal como reconoce la Comisión, “si queremos animar a los sectores agrícola y forestal a participar en la acción por el clima y contribuir al Pacto Verde Europeo, debe haber incentivos directos para que apliquen prácticas respetuosas con el clima. Por ello, ha instado a los Estados Miembros a que integren este tipo de captura en sus propuestas de planes estratégicos nacionales de la PAC 2023.

El Plan Estratégico de la PAC de España incluye, entre otras medidas, nueve ecorregímenes, que tienen en cuenta cuatro prácticas que se encuadran en el ámbito de la agricultura de carbono:

  • Pastoreo extensivo.
  • Agricultura de conservación: siembra directa.
  • Cubiertas vegetales espontáneas o sembradas.
  • Cubiertas inertes de restos de poda.

 

Con estas prácticas, se da respuesta a la demanda hecha por la Comisión en su comunicación sobre ciclos de carbono sostenibles.

Por otro lado, en España, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 y la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo 2050 incluyen medidas para el sector agrario relacionadas con la agricultura baja en carbono, como el fomento de la agricultura de conservación y el mantenimiento de cubiertas vegetales.

Los avances en agricultura de carbono, especialmente el incremento en el uso de cubiertas vegetales y siembra directa en España, son pasos significativos hacia la mitigación del cambio climático. Estas prácticas no solo contribuyen a la captura neta de carbono, sino que también ofrecen beneficios adicionales como la reducción de la erosión del suelo y la mejora de su estructura. Con medidas como los ecorregímenes en el marco de la PAC y las estrategias nacionales de descarbonización, que sin duda hay que revisar y mejorar para adaptarlos a la realidad de cada territorio, el sector agrario español se ve encaminado hacia la sostenibilidad ambiental.

 

Ningún comentario

Escribe un comentario