perfiles demandados sector agroalimentario

Los perfiles profesionales más demandados en el sector agroalimentario

Esta entrada del blog os cuento cuales los perfiles profesionales más demandados en el sector agroalimentario. El desarrollo tecnológico de estos últimos años está cambiado en alguna medida la manera de trabajar en este ámbito. Esto no quiere decir que vayan a desaparecer los perfiles profesionales tradicionalmente demandados por el sector (peones agrícolas, gestores de explotaciones, asesores técnicos, comerciales, proyectistas, etc.), pero la incorporación de la innovación y tecnología está demandando profesionales con una formación específica.

El agricultor sigue siendo el eslabón principal de la actividad agraria, ya que es quien produce los alimentos, pero ahora tiene a su disposición técnicas digitales para hacer un seguimiento mayor de los procesos de producción agrícola y la transformación de alimentos y con ello puede optimizarlos. Herramientas como GPS, drones, satélites, robots, etc. han permitido el desarrollo de tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT), el Big Data, la tecnología Blockchain, la Inteligencia Artificial, la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada, con un sinfín de aplicaciones en el sector agroalimentario.

Estas nuevas tecnologías permiten, por ejemplo, aumentar la cantidad y la calidad de la producción agrícola utilizando menos insumos (agua, energía, abonos, plaguicidas, etc.). El objetivo es ahorrar costes, reducir la repercusión medioambiental y producir más y mejores alimentos.

Cómo será el futuro profesional agroalimentario

Uno de cada cuatro agricultores está en edad de jubilarse, solo el 10 % tiene menos de 40 años. Según el estudio «La agricultura de precisión y el futuro del sector agropecuario en Europa«, solicitado por el Grupo de Expertos de Evaluación de las Opciones Científicas y Tecnológicas (STOA) del Parlamento Europeo, la mayoría de los agricultores y ganaderos de la UE no ha recibido formación formal sobre actividades agropecuarias: el 70 % solo tiene experiencia práctica, el 20 % ha recibido formación básica y el 8 % ha asistido a un curso completo de formación agropecuaria.

Ante este nuevo escenario tecnológico, los profesionales agrarios han de contar con la combinación adecuada de las capacidades básicas, tanto específicas de la profesión como transversales. Según el estudio que mencionaba antes, estos profesionales necesitarán conocimientos en tres categorías: TICS y tecnologías de automatización/robótica, medio ambiente y gestión.

Capacidades tecnológicas

  • Trabajo con robots
  • Trabajo con datos procesados
  • Elección de las soluciones apropiadas según el proyecto de explotación
  • Informática
  • Maquinaria avanzada: equipos autodirigidos, drones
  • Aplicaciones complejas (RTK, imagen por satélite, etc.)

Capacidades ambientales

  • Comprensión de la legislación
  • Conocimientos especializados sobre un sector agropecuario circular
  • Conocimiento de los ecosistemas locales
  • Conocimientos especializados sobre genética

Capacidades administrativas

  • Gestión empresarial
  • Gestión de la innovación
  • Emprendimiento
  • Capacidades de comercialización

Por ello, las titulaciones agrarias van a ser más necesarias que nunca. Y no solo lo pienso yo, hay estudios que así lo reflejan. En el tercer Ranking Universidad Empresa de la Fundación Everis (2017), las ingenierías agrícolas y agroalimentarias se sitúan entre las 10 titulaciones con mayor índice de contrataciones y según el Especial Educación de 2019 de periódico El Mundo, el 71% de los ingenieros agrónomos han encontrado un empleo acorde a su nivel formativo dentro de los cuatro primeros años tras finalizar la carrera. En el caso de los ingenieros técnicos agrícolas, el porcentaje es algo menor, el 68%.

Formación en agronomía

Ante este panorama, para aprovechar las oportunidades laborales que el sector agroalimentario ofrece, lo mejor es cursar alguna de las titulaciones relacionadas con la actividad agronómica. En la actualidad hay muchas, han proliferado tras la implantación del Plan Bolonia, pero solo hay dos que tienen reconocidas oficialmente atribuciones profesionales, es decir, que conducen a una profesión regulada: el Grado en Ingeniería Agrícola (lo que antes era Ingeniero Técnico Agrícola o Perito Agrícola) y el Máster en Ingeniería Agronómica (Ingeniero Agrónomo). La diferencia entre ambas está, además de en los años de carrera, en las competencias profesionales que tiene cada una, mayores en la segunda.

Fuente: Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias

¿Dónde estudiar el Máster en Ingeniería Agronómica?

Estas son algunas de las universidades que ofrecen el Máster en Ingeniería Agronómica:

Nuevas titulaciones

Las universidades también han detectado este incipiende aumento de la demanda de profesionales con formacion en nuevas tecnologías y digitalización, y por ello ofertan títulos propios, que ¡OJO! no tienen atribuciones profesionales reconocidas (no habilitan para ninguna profesión). Algunos de ellos son:

Alta demanda de las carreras STEM

Las ingenierías agrarias están dentro de las carreras conocidas como STEM (ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas) que gracias a la imparable digitalización del sector agroalimentario también se convierten en una apuesta segura.

La Unión Europea prevé que se van a crear cerca del millón de puestos de trabajo relacionados con el mundo digital y las TIC hasta 2020. De hecho, el área IT y Telco no para de crecer y ofrecer nuevas oportunidades laborales, que no siempre son fáciles de cubrir para las empresas. Destacan los analistas Big Data, diseñadores de software, programadores, administradores de sistemas y desarrolladores de aplicaciones móviles. También los ingenieros de ventas, automoción o industriales tendrán más oportunidades en el mercado laboral español.

También te recomiendo:
1 comentarios
  • Carmelo
    Publicada a las 07:48h, 26 octubre Responder

    Muy acertado este artículo. Del lado de agricultor siempre habrá un profesional de las tic y la digitalización, pero para el desarrollo de estas nuevas aplicaciones también se necesita el asesoramiento de un ingeniero agrónomo, por sus conocimientos de los cultivos y el proceso de producción.

Escribe un comentario

Share This